En el marco de la tragedia que azotó a México, con un intenso terremoto que causó enormes pérdidas humanas y materiales, la solidaridad de propios y extraños no estuvo ausente. Ante esta lamentable circunstancia, los vehículos cumplen un rol fundamental para la asistencia urgente que se requiere y muchas veces, no son suficientes para colaborar con los damnificados.

Por ello, Isuzu Motors de México y su red de concesionarios facilitaron varias unidades de la Serie NPR -similares a los lanzados en nuestro país hace pocos meses-, para transportar alimentos y medicamentos a las comunidades más afectadas por los sismos que sacudieron al país.

Los camiones Isuzu se sumaron a las labores de ayuda en Chiapas, Oaxaca y Morelos, ciudades fuertemente afectadas por este fenómeno de la naturaleza. También, brigadistas de rescate japoneses llegaron a la ciudad de México para ayudar en las tareas de búsqueda de sobrevivientes, utilizaron vehículos Isuzu para sus movimientos en tierra mexicana.