Con la presencia del gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, y el director general de la empresa, Diego Vignati, Nissan Argentina inauguró su sede administrativa. Este evento formal es parte de la instalación fabril de la firma japonesa, cuyo desarrollo sigue a paso firme y significará la creación de 1000 nuevos puestos de trabajo.

Luego del acto, la autoridades recorrieron las flamantes oficinas desde donde se coordinarán todas las actividades de la nueva línea de producción de Nissan y donde ya trabaja un numeroso grupo, de diferentes nacionalidades, que finalmente pondrá en marcha la nueva planta que le permitirá a la firma convertirse en terminal automotriz. Con una inversión de 600 millones de dólares, la nuevas instalaciones industriales permitirán la producción de las pick ups Nissan Frontier, en 2018, para luego darle cabida a la Renault Alaskan y la pick up de de Mercedes Benz, una alianza inédita en la industria automotriz argentina.

“Nuestro proyecto para la fabricación de la Nissan Frontier avanza a toda velocidad. Con la inauguración de nuestras nuevas oficinas, la bandera de Nissan ya flamea en Córdoba y reafirma su compromiso con el país demostrando, una vez más, que es una compañía que cumple con sus promesas”, destacó Diego Vignati, director general de Nissan Argentina, a lo cual agregó: “En la actualidad hay un equipo de expertos de Nissan de diversos países que están comprometidos con entregar un proyecto que garantice la más alta calidad de fabricación, desde Córdoba para toda América Latina”.

El acto se realizó con el tradicional corte de cintas occidental, para luego darle paso al Daruma, el “muñeco de los propósitos”, una tradional ceremonia japonesas que representa el esfuerzo, la perseverancia y la tenacidad por cumplir los objetivos.