Para el transporte, cruzar las fronteras de nuestro país no es una tarea sencilla. Largas filas de camiones y precarios estacionamientos con escasas y comodidades dignas, hacen de los pasos fronterizos un obstáculo que suma costos evitables para toda la actividad comercial entre países. Esta realidad, incrementada por el intenso tráfico y el creciente intercambio comercial, bien podría ser evitada con la implementación del TIR (del francés Transporte International Routier), un sistema promovido por Unión Internacional de Transportes de Carreteras (IRU) que en forma digital permite agilizar y desburocratizar los pasos transfronterizos.

El TIR es un sistema digital que permite unificar la información y verificar la mercadería transportada –como así también el origen del camión-, en unos pocos minutos. Esta posibilidad que brinda la actual tecnología disponible permitiría reducir los tiempos de paso y al mismo tiempo incrementar hasta un 40% las transacciones entre países, con el consecuente aumento de competitividad y una importante reducción de costos.

Actualmente, el TIR es un sistema que funciona en 60 países y permite racionalizar los procedimientos de paso entre fronteras a partir de normalizar los requerimientos de las aduanas, tanto para la salida como para la entrada a cada país. Esta herramienta online permite realizar una pre declaración de la mercadería en tránsito y reducir riesgos. A través de su implementación, las cargas se llevan en compartimentos sellados con el contenido declarado en un carnet TIR que el chofer debe llevar a lo largo del recorrido. Ese documento es el único que se debe presentar en las aduanas y así, evitar los plazos de revisación de la mercadería.

Además de celeridad, el sistema TIR permitiría mayor seguridad por cuanto los contenedores TIR son cerrados con un sello de aduanas que les permite a las autoridades fronterizas comprobar que si la mercadería fue manipulada o no. El origen, al momento de cerrar y precintar la carga, los organismos oficiales que intervienen en el origen, tránsito y destino de la mercadería son notificados en tiempo real de la transacción. El beneficio del TIR también alcanza la rentabilidad, reduciendo los tiempos de viaje y sustituyendo las garantías que se deben pagar en cada país de tránsito, reemplazándolo por un aval internacional que cubre el riesgo de impago de impuestos y derechos arancelarios. El TIR también posibilita incorporar una alternativa electrónica, el sistema ETir, que reemplaza el documento físico por un código QR que puede leerse en cualquier móvil y cumple la misma función informativa.

Desde Argentina, la implementación del TIR está apoyada y promovida por la FADEEAC (Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas), con la finalidad de ayudar a reducir los costos y fomentar el intercambio comercial de mercaderías por carretera.