Luego de la convocatoria a través de redes sociales a un paro general, que finalmente no se hizo o se hizo a medias y con escasa repercusión, quedaron muchas cosas para el análisis, las cuales merecen que nos adentremos un poco en el tema. En primer lugar, un paro es una medida legítima, siempre y cuando tenga un objetivo común del mismo origen, es decir: legítimo. En el caso del tan mentado psicofísico, existen opiniones dispares, por un lado, quienes quieren abolirlo totalmente y por otro, quienes quieren reglas claras, valores justos y celeridad en el trámite para no perder horas o kilómetros de trabajo.

En tal sentido, creemos que el examen debería ser anual, en beneficio de los propios conductores profesionales y de la sociedad en general. En primer lugar (y no va en orden de importancia), para cuidar la salud de los camioneros, lo cual les permitiría a ellos mismos mejorar su estado físico, psíquico y su correspondiente alimentación. Segundo, las autoridades tendrían un mejor control sobre su estado de salud, por cuanto se podrían dar licencia provisorias, si hubiera alguna dificultad de salud -por ejemplo, alto colesterol, exceso de peso, etc-, para luego otorgar una definitiva cuando el propio interesado haya puesto esfuerzo en mejorar su estado, pero sin tener que abonar extras y teniendo como válido el primer pago.

También, creemos que los mismos se deberían realizar en instituciones sanitarias del estado, asegurando la correcta realización de los exámenes con la rapidez que un trabajador necesita para poder seguir trabajando sin inconvenientes ni demoras. Esto, bien podría realizarse abonando un bono, acorde a las prestaciones de salud y a las posibilidades de los trabajadores.

En cuanto al tema del “examen teórico”, este nos parece válido para los conductores primerizos, para los que necesitan subir de categoría su licencia, si hubiera alguna actualización de la legislación imperante o bien, para aquellos que hayan cometido infracciones serias, como velocidad, violación de luz roja, u otras que pudieran afectar al resto de la comunidad. La suma de esta opiniones, es nada más y menos que un objetivo claro y común a todos: seguridad vial y salud. Un objetivo común y un beneficio para todos.