Ayer por la noche, cuando el reloj marcaba las 21 horas, un aplauso se escuchó en muchas ciudades de la Argentina. Un merecido homenaje que se promovió, desde las redes sociales, para el personal de la salud.

Médicos, enfermeros, camilleros, asistentes y tantos otros, hombres y mujeres (aunque en este caso el género es lo de menos), hacen un esfuerzo enorme y riesgoso, para contener la pandemia del Coronavirus.

En ese cálido aplauso, también debemos agradecer a tantos otros que ponen el cuerpo cuando “las papas queman”, y las barreras sociales y las “grietas”, quedan de lado.

Fuerzas de seguridad, servidores públicos, empleados de servicios esenciales y muchos más que, sería injusto intentar nombrarlos a todos y sin duda –y sin intención-, olvidarnos de algunos otros tan importantes como aquellos.

Entre esos otros, muchas veces olvidados y otras tantas despreciados, están los camioneros. Los del combustible, los cerealeros, los fruteros, los de cargas refrigeradas, los de cargas farmacéuticas y tantos otros que, detallarlos, harían tediosa la lectura.

Aquellos que 24×7, los 365 días de año, surcan las rutas, los valles, las montañas, los camiones de tierra, los guadales, los montes y toda nuestra inmensa geografía, para mantener activa la economía de un país que les demanda urgencia y eficacia.

Una raza de mujeres y hombres apasionados que, detrás del volante, se ganan el pan de cada día haciendo la silenciosa tarea de transportar bienes allá donde la sociedad lo necesite.

Con frio, con calor, contra el viento, trepando montañas o bajando peligrosas cuestas, de día o de noche, y muchas veces –la mayoría-, lejos de sus seres queridos y el calor de su hogar.

Tal vez por aquel silencio, o tal vez porque su actividad, de tan imprescindible, se hizo invisible para muchos, ayer, hoy y siempre, ofrecemos un cerrado aplauso para los héroes anónimos del volante, sin quienes, sería imposible plantarle batalla a un enemigo silencioso como el Coronavirus.

ayer-camioneros-coronavirus

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí