Barcelona disfruta de un Scania alimentado a GNL, un camión que se desempeña en el exigente tráfico urbano barcelonés y contribuye con el medioambiente.

La unidad propulsada a Gas Natural Licuado, transporta productos alimenticios desde un depósito en la ciudad catalana de Abrera, hasta las estrechas y concurridas calles de Barcelona.

El recorrido urbano se plantea como una enorme dificultad para un camión de ese porte, para el cual se requiere experiencia, destreza y conocimiento de las calles.

Casi un millón de vehículos, más de 20.000 camiones y el doble de camionetas, compiten por un espacio vial limitado, en dónde la precisión en las entregas es vital.

La logística de las grandes ciudades exige cada vez mayor celeridad y precisión, una tarea que el Scania puede cubrir sobradamente.

En efecto, para recargar de GNL el camión solo se necesitan cinco minutos, lo que le permite al transportista a cumplir su compromiso logístico, el cual incluye el tránsito urbano y parte de recorrido en autopista

Barcelona-Scania-GNL

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí