Cambios logísticos se avecinan sobre el post Covid-19, sobre lo cual DHL realizó un importante estudio. Al analizar el impacto de la COVID-19 en la cadena de suministro, este proporciona estrategias y acciones para establecer cómo serán estas en el futuro.

El estudio se realizó en conjunto con Richard Wilding, profesor de estrategias en cadenas de suministro de la Universidad de Cranfield, en el Reino Unido, sobre la base de casos reales. (ver el estudio completo en http://www.dhl.com/covid-paper-2020)

En él, se describen posibles escenarios de cómo la industria logística podría pasar a una nueva normalidad desde el actual status quo en la contingencia sanitaria.

“Con el relajamiento de las restricciones y el descongelamiento de la economía en muchas regiones del mundo, es hora de establecer una primera perspectiva sobre la resiliencia de las cadenas de suministro globales”, mencionó Katja Busch, directora comercial de DHL y directora de soluciones e innovación para clientes (CSI) de DHL. “Para nosotros, como expertos en logística, es importante analizar los desafíos y experiencias en todas las industrias durante esta crisis y visualizar cómo pueden ser las cadenas de suministro resilientes en el futuro, para que podamos asesorar mejor a nuestros clientes. Como líder mundial en logística, tenemos los conocimientos y la experiencia para evaluar con precisión la situación”, puntualizó.

De cara al futuro, las industrias y las cadenas de suministro postcoronavirus no serán las mismas que antes y se avecinan cambios logísticos de relevancia, algunos de los cuales ya fueron trazados e implementados.

En esta prenueva normalidad, las diversas repercusiones para las compañías, los líderes y las cadenas de suministro se pueden resumir en cuatro categorías: problemas de resiliencia, efectos relacionados con la demanda, dificultades con el transporte y el almacenamiento, y, por último, complicaciones asociadas al lugar de trabajo.

La alta demanda y la urgencia de productos esenciales pusieron a prueba la cadena logística y al respecto, Wilding señaló: “Como en toda crisis, las fortalezas, pero también las debilidades del sistema, se hacen visibles. Para mejorar, es importante aprender de dichas situaciones de emergencia. En la nueva normalidad, si su cadena de suministro es la misma a la que tenía antes del coronavirus, es probable que esté haciendo algo mal”.

La reconfiguración de lugares de trabajo poscoronavirus (distanciamiento social y desinfección), también afectará los estilos de trabajo, tanto en depósitos como en las oficinas. Para el trabajo a distancia, los sistemas de información deberán ser robustos y capaces de apoyar a una fuerza de trabajo distribuida en diversos puntos, proporcionando acceso a datos y sistemas apropiados.

Los procesos de almacén deben adaptarse a profundos cambios logísticos con nuevos estándares, como sistemas unidireccionales, caretas para picking bien distribuidas o áreas socialmente distanciadas para empaque. También, habrá un mayor enfoque en la resiliencia, el trabajo a distancia irrumpirá en procesos establecidos, proporcionando un nuevo impulso a las iniciativas de digitalización y automatización.

Cambios logísticos el estudio de DHL post pandemia

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí