Con el reciente cierre de fronteras decretado por el Gobierno Nacional -a partir del pasado lunes-, debido al avance de las nuevas cepas de Covid-19, detectadas principalmente en Brasil, Paraguay y Chile, se abre un nuevo interrogante para el tránsito del transporte y especialmente, para sus trabajadores.

Hasta el momento, no han surgido desde las autoridades, informaciones claras y específicas con respecto al procedimiento que deberán realizar conductores y gestores del transporte, para poder hacer sus tareas con normalidad y sobretodo, con tranquilidad.

En efecto, el cierre de frontera transitorio de los 237 pasos, que tiene Argentina por vía terrestre con sus países limítrofes, por disposición 763/2021 -y publicada este lunes pasado en el Boletín Oficial-, suponen un problema serio para los trabajadores del transporte internacional y cuando menos, una demora importante para cruzar.

Por si ello fuera poco, y tal como ya sucedió en el inicio de la pandemia, el transporte y los camioneros nunca tuvieron reglas claras y uniformes en todos los cruces, para hacer su trabajo en forma interprovincial. Camiones fajados, prohibiciones y esperas casi eternas, dificultaron al extremo el trabajo de los camioneros (ver nota).

Por ello, sería de esperar que, ante el cierre de fronteras y de extenderse normas restrictivas en nuestras provincias, existan normativas básicas y previsiones que facilitaran la tarea. Lógicamente, también sería un escenario ideal, que los camioneros fueran considerados oficialmente trabajadores esenciales y como tales, tenidos en cuenta en el plan de vacunación.

Sabido es que existen enormes dificultades en la producción y entrega de vacunas en todo el mundo, como así también que primero deben ser vacunadas las personas consideradas de mayor riesgo (ancianos, personal de salud y seguridad, pacientes con enfermedades preexistentes, etc.), no es menos cierta la importancia de los camioneros para el normal abastecimiento de insumos, alimentos, remedios y otros.

En Brasil, el Gobierno ya considera a los camioneros como trabajadores esenciales y prioritarios para la vacunación. Lo antedicho quedó tan solo en una buena intención ante la falta de vacunas y la propagación en forma exponencial de la enfermedad, la cual convirtió a la emergencia sanitaria en una verdadera catástrofe humanitaria.

En tanto, en España, la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), ya solicitó a través de una nota remitida al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que los conductores profesionales sean incluidos entre los trabajadores preferentes.

La situación es preocupante en nuestro país y en toda América Latina. ante el rápido avance de la enfermedad y la lenta respuesta de la industria farmacéutica. A ello, se suma la incertidumbre y la falta de reglas claras que permitan realizar el trabajo de los camioneros, con la seguridad necesaria para poder abastecer tal como ya se realizó durante toda la pandemia.

Cierre de fronteras Covid-19

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here