Crisis es la palabra que surge de la boca de empresarios y trabajadores en cada rincón de la argentina y en casi todas las actividades.

Lamentablemente, la penosa palabra, no surge de las autoridades que, para evitarla o no reconocerla, recurre a sinónimos meteorológicos.

Así, con “tormentas” y “vientos de frente” –entre tantos otros-, se pretende minimizar una grave situación que perjudica a todos.

Aun así, es imposible ignorar la crisis actual, sobretodo en el transporte que, siendo el motor de la actividad económica toda, es un fiel reflejo de la gravedad de la situación.

Desde las entidades empresarias, por ejemplo, FADEEAC, fueron constantes lo avisos que la actividad brindó, reflejando los constantes aumentos que afectan al rubro. Ver.

Los trabajadores independientes y PyMES, también dieron sus alertas a través de paros, cortes de ruta y movilizaciones, en su mayoría, lideradas por el movimiento de “autoconvocados”.

Crisis: Lo que se viene   

Precisamente, el movimiento de “autoconvocados”, ante la falta de respuestas a sus demandas, siguió trabajando para hacerse oír.

Para ello, el pasado 3 de octubre, se sumó al Sindicato Único de Fleteros, el cual anunció un paro general de actividades para el próximo 29 de octubre.

La entidad, que reúne a transportistas de cargas generales y de cereales, aboga por una tarifa mínima que sea ley, respetada y controlada por el estado a través de la AFIP.

Casi paralelamente, FETRA, la Federación de Transportadores Argentinos, decretó un paro general y movilizaciones, por tiempo indeterminado-, para el próximo 24 de octubre.

El anuncio se realizó el pasado 18 del corriente, por lo cual no respetaría el plazo de 20 días hábiles que el gobierno exige para darle legitimidad a la protesta.

Al margen de eso, las demandas de esta entidad avanzan sobre tarifas, congelamiento del valor del combustible y subsidios sobre peajes, entre otras solicitudes.

Con tal panorama, la CGT también anunció, para el mes de noviembre – y sin fecha aún determinada-, un Paro General de Actividades por 36 horas con movilización.

Ante la realidad de la crisis que atraviesa a todos los sectores, el transporte parece comenzar a despertarse.

Siendo la columna vertebral de la economía, en clara recesión, el transporte tratará de ser escuchado.

La crisis y la urgencia demandan respuestas que, al parecer, el gobierno no parece tener.

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí