El transporte de cargas sigue perdiendo competitividad y el aumento de los fletes ya superó la inflación oficial.

La mayor parte de este impacto se debe a los sucesivos aumentos en el precio de los combustibles.

Según el informe suministrado por la Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (FADEEAC), al cerrar agosto, el aumento acumulado de los costos será casi del casi 39%.

En ese marco, el alza de los combustibles superará el 53%, incluidos los dos últimos incrementos de agosto.

Este ajuste del combustible incide en los costos del flete y se proyecta sobre los precios mayoristas, generando una mayor inflación, la cual se dice combatir.

La desregulación del combustible y su paridad con los precios internacionales, lo cual rige desde octubre de 2017, dejan al transporte en emergencia.

En lo que va del año, los combustibles líquidos sufrieron nueve incrementos.

Tomando los valores de pizarra de YPF en Buenos Aires, el 1º de enero el litro de Diesel 500 costaba $ 19,99 y el de Infinia Diesel, $ 23,18; hoy esos valores llegaron a los $ 25,94 y $ 31,19, respectivamente, lo cual representa aumentos del 29,8% y 34,5%.

Si se hace una comparación interanual, el incremento es de 49,8% para el gasoil común, y de 56,6% para el especial.

inflación-transporte-cargas
Más aumentos e inflación

Estos aumentos impactan directamente en la actividad agropecuaria, los cuales se trasladan también al transporte, actor principal de la actividad económica de un país, generando un círculo nocivo.

El panorama no es alentador, sobre todo cuando se señala que aún faltan aplicar ajustes en el combustible -del orden del 15%-, teniendo en cuenta una cotización del dólar del orden de los $ 31.

Vale recordar que en el presente año hubo cuatro fuertes devaluaciones, las cuales se tradujeron en una aceleración del proceso inflacionario que se transmite a todos los sectores.

A todo ello, se debe sumar la baja del volumen de carga transportada que, conjugada con el alza de precios, pone en serio riesgo a la actividad del transporte y sus periféricas.

Así, el autotransporte de cargas sufre las consecuencias y lo ponen en emergencia, frenando, además, su crecimiento.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí