A pesar del anuncio oficial del Presidente Temer, validado por una parte del sector del transporte, la huelga llevada adelante por los camioneros brasileños sigue firme. Mientras tanto, el Senado trata unos de los temas más importantes del –hasta ahora-, endeble y parcial acuerdo. Se trata de la tarifa mínima solicitada por los transportistas, la cual deberá tener en cuenta el valor del combustible, los peajes y las mercaderías transportadas.

La huelga, que ya lleva nueve días, se muestra firme en 25 estados brasileños y solo se movilizan mercaderías tales como alimentos perecederos, medicamentos, animales vivos y algo de la rama del combustible, que lo hace con la custodia de vehículos de las Fuerzas Armadas.

En el día de ayer y mientras publicábamos el anuncio de Temer, muchos profesionales argentinos que se encuentran varados en San Pablo y también en el estado de Paraná, nos advertían sobre la continuidad del bloqueo de los transportistas y la dureza de su postura.

Hasta el momento, no existen certezas sobre cuándo terminará final y realmente la huelga, por cuanto las bases de los transportistas no se sienten representados por las entidades que los nuclean, y tampoco, reconocen al actual gobierno encabezado por Temer. Al ritmo de los rumores, parece ser que la protesta cuenta con el apoyo de la plana mayor del ejército brasileño que, según los corrillos, ve con muy buenos ojos la continuidad del paro. Así, la prolongada huelga causaría un fuerte desabastecimiento –que ya se hace notar con fuerza en todo el país-, aumentaría el descontento de la ciudadanía para finalmente lograr el “visto bueno” que el ejército necesitaría para tomar el poder.

Vale recordar que el actual gobierno, encabezado por Temer, logró destituir a la Presidente elegida demócraticamente, Dilma Rousseff. También, haciendo un poco de memoria, los historiadores recuerdan la huelga de 26 días que, en Chile y allá por 1972, fue el preámbulo del posterior derrocamiento de Salvador Allende en 1973. Habrá que esperar, por lo pronto, el gobierno brasileño trabaja contra reloj para desarticular la huelga que mantiene paralizado al país.

Huelga en Brasil. Transporte custodiado

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí