La industria nacional alerta

0
13

Mediante el decreto 629-17, dictado por el Poder Ejecutivo Nacional y publicado en el boletín Oficial el pasado de agosto, prendió la alarma de diversas cámaras que agrupan a fabricantes nacionales. Dicho decreto dispuso un nuevo Régimen de Importación de Bienes Usados para la industria hidrocarburífera, el cual desgrava y facilita la importación de bienes usados, aun cuando los mismos se fabriquen en el país.

Si bien este nuevo régimen responde a la iniciativa del gobierno nacional de atender a la promoción de inversiones productivas -sobre todo en materia de industria hidrocarburífera no convencional-, la nueva medida afectará a la industria nacional. Aunque es claro que el PEN procura aumentar la productividad y la generación de empleo, como en el caso puntual de Vaca Muerta, lo cierto es que la nueva reglamentación atenta contra la producción y las fuentes de trabajo de muchas otras industrias.

Por tal motivo, y objetando la medida, la Cámara Argentina de Fabricantes de Acoplados y Semirremolques (CAFAS);  la Cámara de Fabricantes de Máquinas y Equipos para la Industria (CAFMEI);  la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria Petro-Energética (CAPIPE);  la Cámara Argentina de Pymes Proveedoras de la industria de Telecomunicaciones (CAPPITEL), y el Grupo Argentino de Proveedores Petroleros (GAPP), se dirigieron al Presidente de la Nación y a todos los Ministros firmantes del decreto, como así también a las Comisiones de Industria de las cámaras de Diputados y Senadores de la Nación, a los efectos de prevenir sobre los efectos y alcances del referido decreto.

La normativa permite importar equipos usados, la mayoría de los cuales se fabrican con tecnología argentina en nuestro país. Dada la importante oferta de equipos usados que existe a nivel internacional, la industria argentina queda imposibilitada de competir en igualdad de condiciones y así, se verá irremediablemente perjudicada debido a que la que la importación de un bien de capital -una vez importado de manera definitiva-, eliminará el requerimiento de bienes similares en el mercado local, suprimiendo así la demanda de equipos por los próximos años. Por todo los expuesto, las cámaras solicitaron se deje sin efecto y se proceda a la inmediata suspensión del régimen, hasta tanto se evalúe correctamente el negativo impacto en las fuentes de trabajo y en las industrias nacionales proveedoras.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí