Un compás de espera se abrió en la crisis del transporte argentino, aún, cuando corren por carriles bien diferentes. Por un lado, los camioneros autoconvocados, que bloquearon el tránsito donde algunas horas en el centro porteño, fueron invitados a una reunión que permitiría responder a sus reclamos.

La misma tendrá lugar en el Ministerio de Transporte y en los próximos días,  y en ella estarán presentes representantes del Gobierno, de los camioneros autoconvocados, las Cámaras de Transporte y la AFIP. Hasta dicho encuentro, los camioneros no realizarán protesta alguna.

Autoconvocados: Pequeños y medianos transportistas

El grupo de camioneros autoconvocados representa principalmente a los transportistas autónomos y pequeños flotilleros, dedicados al transporte de cereales y oleaginosas. El grupo, que ya a principios de año intentó hacer escuchar su voz, reclama por el pago real de la tarifa de referencia que, en muchas oportunidades, no son respetadas por los dadores de carga a pesar de constar en las cartas de porte.

Ante esta situación, y los constantes aumentos en el precio del combustible y los valores de los peajes, los transportistas llegaron a un límite donde se hizo imperiosa la protesta. Habrá que ver que surge de la convocatoria de las autoridades y si son atendidas las necesidades de esta importante rama del transporte.

Sindicatos y empresas: Una batalla ardua

Por otro carril, aunque coincidente en la fecha de la protesta, la Federación y el Sindicato de Camioneros, anunciaron un paro total de la actividad para el próximo jueves 14 de junio, si es que dos días antes –el martes 12 del corriente, en una nueva reunión por Paritarias-, no logran llegar a un acuerdo con los representantes de las empresas transportistas.

Las diferencias entre lo propuesto por la Fadeeac (15% de aumento en 3 cuotas y reformas en el Convenio Colectivo de Trabajo), y lo solicitado por las entidades representativas de los trabajadores (27% de incremento y ninguna modificación del Convenio), son enormes. Por tal razón, no es difícil imaginar una negociación compleja y un escenario poco alentador para los próximos días.

Ambos reclamos corren por carriles bien diferentes, aunque desde algunos medios periodísticos nacionales, desinformados o malintencionados, se intentó confundir a la opinión pública con la finalidad de desacreditar a unos y otros. Probablemente, la coincidencia en la fecha de las protestas de autoconvocados y trabajadores, hayan causado parte de la confusión, pero es de esperar que el futuro se informe como es debido y necesario para no poner a unos contra otros.

autoconvocados y trabajadores, crisis en el transporte

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí