Seamos Uno, es una solidaria iniciativa de un grupo conformado por personas, entidades y organizaciones religiosas, sociales y empresarias argentinas que, en coordinación con el Estado, quiere ayudar a los sectores más vulnerables de la sociedad durante la urgencia derivada de la pandemia del COVID-19.

Esta propuesta, que nació el pasado 24 de marzo, tiene la aspiración de cubrir las necesidades de 4 millones de argentinos, con el armado y entrega de 1 millón de cajas con productos alimenticios y de higiene.

En cada caja, Seamos Uno entrega 56 raciones de comida que, además de su invalorable aporte ante la emergencia, llevan el trabajo solidario de empresas y personas que, solidaria y anónimamente, ponen su esfuerzo para ayudar a quienes menos tienen.

Además del aporte de empresas, entidades y personas, Seamos Uno se nutre de donaciones particulares que, a través de una app, pueden seguirse desde el mismo ingreso del dinero a la cuenta recaudadora, hasta que este se transforma en una caja solidaria.

Los donativos pueden canalizarse a través de www.seamosuno.com.ar. La web brinda el asesoramiento necesario para todos aquellos que puedan realizar su aporte en esta campaña que, para asegurar su transparencia, cuenta con la auditoría de prestigiosas firmas como de KPMG, Ernst and Young, y Deloitte para dar transparencia.

Cada caja de Seamos Uno, tiene un costo de $ 1000, un valor muy por debajo de su costo real. Desde el inicio de su distribución, el pasado 13 de abril y hasta el pasado viernes 17, ya se habían repartido 100.000 cajas de 15 kilos cada una.

El armado de las cajas corre por cuenta de Cedol, la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos –que nuclea a las principales empresas de logística que operan en nuestro país-, que también se encarga de su distribución con el apoyo pleno de gobiernos de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, quienes facilitan la identificación de las familias necesitadas.

La firma Arcor donó las cajas contenedoras, en tanto la empresa Procter aportó jabones y detergente, los cuales completan los alimentos conformados por arroz, leche larga vida, picadillo, tomate en lata, fruta desecada, fideos y lentejas.

El programa solidario cuenta con cuatro naves de recepción y empaque en General Rodríguez, Esteban Echeverría, General Pacheco y Parque Roca, desde donde sale la ayuda solidaria.

En Seamos uno, participan entidades tales como CIAS (Centro de Investigación y Acción Social de los Jesuitas), Cáritas, Banco de Alimentos, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas, el Consejo de Pastores Evangélicos y la AMIA.

Seamos Uno

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí