Sin camioneros, el panorama económico del Reino Unido tuvo serias complicaciones con mercaderías de primera necesidad.

En ese caso, el problema recrudeció con su salida de la Unión Europea, pero la problemática también está presente en otros países.

Alemania y España sufren sin camioneros, pero les sucede lo mismo a países tan distantes como Estado Unidos o Japón.

En esos casos las causas con múltiples y la mayor parte de ellas se replican en buena parte del mundo, incluido nuestro país. 

Por estos pagos, la situación es peor: falta trabajo. Sin trabajo, fruto de las crisis que arrastramos y el Covid-19, la situación adquiere ribetes dramáticos.

El trabajo no abunda y a eso debemos sumarle que, en el caso de los camioneros independientes, se aplican tarifas bajas que no reflejan los costos.

Muchas razones para un problema

  • Largos tiempos fuera de casa, lejos de familiares y amigos provocan muchas veces deterioros en los lazos familiares.
  • Mucho tiempo al volante, sentados, realizando tareas repetitivas en horarios cambiantes y sin horarios fijos para alimentarse o descansar.
  • Mal descanso. Las cabinas no son un ámbito ideal para un buen y reparador descanso, ello ocasiona trastornos del sueño, somnolencia y problemas de atención.
  • Comer sanamente es un problema. Poco tiempo disponible, costos y tiempos de viaje exigidos, impiden una alimentación como corresponde. 
  • Salud comprometida. Trabajar duro, dormir mal y comer de manera inadecuada, pueden provocar hipertensión, problemas cardíacos, obesidad, diabetes, entre otros.
  • Infraestructura. Caminos en mal estado se suman a la falta de lugares aptos para el descanso, provocan un alto nivel de estrés.  
  • Conducción imprudente del profesional o de terceros que ignoran las condiciones del camión (peso, velocidad, distancia de frenado, etc). 
  • Leyes excesivas y trámites complejos o caros. Renovaciones, cursos, homologaciones, dificultan la tarea de los camioneros expertos o novatos.
  • Tiempos muertos. Las demoras para cargar o descargar por problemas ajenos al transportista, afectan la actividad y al profesional. 
  • Riesgo de vida. Por accidentes, por exceso de tiempo al volante o robos, son peligros latentes a los cuales se enfrenta diariamente el conductor.
  • Inseguridad. Por el mal estado de las rutas, por largos tramos sin control policial o espacios inseguros para descansar se agregan a la problemática.
  • Bajos salarios impulsan la escasez de conductores en todo el mundo. En Argentina se suma la informalidad o el trabajo en negro o “a comisión”.  
  • Covid-19. Por si fuera poco, la pandemia provocó reducción de tareas, despidos masivos y serios problemas de salud por contagio.

La situación en el mundo

Las encuestas muestran que un 30% de los conductores sufren problemas por sedentarismo, mala alimentación, mal descanso y tabaquismo entre otras razones.

Recientes estudios muestran que el 81% de las empresas ya perciben la falta de profesionales y el 38% de tienen camiones detenidos sin camioneros.

La pandemia Covid-19 provocó despidos y la posterior reactivación no encontró trabajadores dispuestos a volver a sus puestos de trabajo.

En Estados Unidos, fueron despedidos cerca de 80 mil camioneros. La mayoría encontró otras ocupaciones y no volvió a trabajar al volante.

Mucho más cerca, en Brasil, la mayoría de las empresas de transporte en San Paulo tienen vacantes que no pueden cubrir.

Sin camioneros, los países recurren a visados especiales y temporarios (Reino Unido), o al concurso de militares que asuman la conducción de los camiones.

La situación es tan crítica que, por ejemplo, Rumania, que exportaba mano de obra a otros países, ahora enfrenta problemas a nivel local.

Sin camioneros, sin solución

Para superar la situación, a largo plazo, se deberían aumentar los salarios y mejorar las exigentes condiciones de trabajo.

En algunos países se piensa en bajar la edad mínima para conducir camiones. En otros, como España, la mujeres lograron sumarse a la actividad y reducir la brecha de género.

Mientras tanto, miles de empresas necesitan de los transportistas, como también, millones de consumidores necesitan de los productos que estos transportan.   

Aquí y allá, la falta de conductores de camiones no es un problema fácil de resolver y al parecer, las soluciones son todavía muy lejanas.

sin camioneros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here