El síndrome de Burnout, o trabajador quemado, es un serio problema de salud laboral y aumenta el riesgo de accidentes

Un reciente estudio revela que la fatiga, la estabilidad emocional y la falta de motivación pueden predecir el síndrome del trabajador quemado.

El informe fue publicado por la revista International Journal of Occupational Safety and Ergonomics, revela los factores que provocan el síndrome.

Detectar síntomas como la fatiga, la estabilidad emocional y la falta de motivación pueden predecir el síndrome del trabajador quemado.

Así, es posible anticipar el burnout entre los conductores profesionales que, por ejemplo, Europa y durante la pandemia aumentó el número de accidentes.

“Aparece cuando el estrés se mantiene en el tiempo y esto lleva a la persona a un estado de agotamiento”, señala la autora del estudio y psicóloga e investigadora Patricia Tapia Caballero.

La profesional es profesora del máster universitario de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de Economía y Empresa de la UOC (Universidad de Cataluña).

Junto a ella, firmaron el estudio los profesionales María José Serrano-Fernández, María Boada-Cueva, Joan Boada-Grau y Luis Araya-Castillo.

“Existen dos tipos de estrés: el eustrés, que aporta algo positivo para la persona, cuando esta percibe las demandas laborales como un reto”, explicala profesional.

“El otro, es el distrés o dañino, que perjudica cuando la persona percibe que no está a la altura de su tarea. Cuando este se prolonga en el tiempo, hablamos de burnout”, concluye Tapia Caballero.

indrome de burnout en conductores profesionales
La fatiga es el primer aviso del síndrom de trabajador quemado

Burnout y conductores

La publicación incluyó a 518 conductores profesionales, que a menudo tratan con viajeros, usuarios, clientes, entre otros, los cuales corren más riesgo de padecer desgaste profesional.

El síndrome del trabajador quemado repercute en el rendimiento laboral según lo señala la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, e incrementa el riesgo de accidentes.

La situación empeoró durante la pandemia, en la cual el número de fallecidos en camiones de más de 3.500 kg se ha multiplicado por 2,4, con respecto al promedio de los últimos cinco años.

sindrome de burnout o trabajador quemado
La somnolencia es otro claro aviso

Cómo predecir el desgaste profesional

La investigación detectó que los mejores predictores eran la fatiga laboral, que puede predecir el agotamiento y es primer indicador del trabajador quemado.

También, la falta de motivación, que puede predecir la despersonalización, es el segundo elemento indicador, y la estabilidad emocional, el tercero de ellos.

En la fatiga, los predictores son la somnolencia, el cansancio o la falta de energía; en tanto, la inestabilidad emocional puede generar conflictos y falta de motivación.

Estos profesionales (Tapia, Boada y Vigil), desarrollaron un cuestionario que permite medir la fatiga específica de los conductores profesionales.

Con él, se puede detectar uno de los primeros indicadores del burnout: el agotamiento.

Muchas veces, los síntomas pasan desapercibidos para los empleadores, como así también para los mismos empleados, que no se dan cuenta de lo que les ocurre.

Estos pueden estar haciendo su trabajo con un rendimiento inferior al acostumbrado, desmotivados, desilusionados o desconcentrados, y desconocer su origen.

La situación es seria y si se alarga en el tiempo, perjudica al trabajador y a su entorno, pero también generan un riesgo propio y hacia terceros.

Los resultados del estudio resaltan la importancia de disminuir la incidencia del síndrome trabajador quemado, lo que ayudaría a reducir las bajas laborales, colisiones y brindar un mayor bienestar al conductor.

Lamentablemente, en Argentina no existen estudios similares ni políticas al respecto, pero es también es cierto que los accidentes suden y cada vez son más.

En tiempos de cosecha (para los trabajadores camioneros) o en temporada veraniega (para los del transporte de pasajeros), la exigencia el trabajo aumenta notablemente.

También, la propia exigencia del trabajador que, por tarifas exiguas o bajos salarios, superan los límites físicos y emocionales que dan origen a la fatiga y anticipan el burnout. 

Fuente: International Journal of Occupational Safety and Ergonomics