7 diciembre, 2022
InicioAutotransporteUn sueño de 10 metros cuadrados

Un sueño de 10 metros cuadrados

Para cualquier profesional del transporte que se precie, una cabina de 10 metros cuadrados es un sueño sobre ruedas.

Mucho más si el habitáculo de trabajo (y descanso), está montado sobre un chasis de la poderosa Clase 8 y de la marca Western Star.

Con una longitud de 4,5 metros, la cabina (o sleeper) del Western Star 5700 XE 6×4, fue personalizada por la firma ARI Legacy Sleepers.

Los artífices del confort del Western Star, desarrollaron el sleeper pensando en los camioneros autónomos que, muchas veces, viajan con sus familias.

ARI Legacy Sleepers personaliza camiones de acuerdo a las necesidades y gustos de sus clientes. En este caso, el “sueño” montado en un Western Star tuvo un costo de 320 mil dólares.

Un sueño sobre ruedas Western Star 5700 XE 6x4
El Western Star 5700 XE 6×4 con su nueva y cómoda cabina-vivienda

La empresa recibe un camión de cabina simple -con el chasis más largo posible-, la cual desmonta para darle comienzo a su magia

Detrás de la cabina original ARI construye una estructura con entrada lateral derecha y ventanas, la cual se puede aislar del puesto de conducción.  

Un sueño a gusto del usuario

Vista desde el área de descanso. Al fondo divisor de la vivienda y el puesto de conducción. Sobre la derecha cocina con anafe eléctrico, lavaplatos, mesada, alacenas y TV plana. Sobre la izquierda, placard, heladera grande, horno y acceso al cuarto de baño con ducha.

Un cerramiento o cortina (de acuerdo al gusto), divide el espacio de trabajo con el área de descanso, en la cual se luce todo el confort que un conducto profesional desea.

Una cocina completa, con anafe, horno, lavaplatos, heladera grande y mucho espacio para guardar alimentos e insumos. También, un baño completo con ducha e inodoro.

Vista opuesta. Cómodos sofás -que se convierten en cama de dos plazas- y mesa con portavasos. A la derecha, controles de audio y AC. Notar las ventanas con persianas americanas eléctricas.

En la parte trasera, se desarrolla un generoso espacio con mesa y sofás, que se pueden convertir fácilmente en cama doble.

La luminosidad está asegurada con ventanas provistas de persianas americanas eléctricas y el confort se completa con un potente sistema de aire acondicionado frío / calor.

También, se destacan los espaciosos armarios que permiten disponer de la ropa que el conductor o su familia requieran para vivir muy cómodamente dentro del vehículo.

Lógicamente, el confort no sería tal si la cabina diseñada por ARI no dispusiera de un televisor de pantalla plana, que funciona en conjunto con un potente sistema de sonido, para que el conductor disfrute su merecido descanso.  

Al cerrar la puerta de acceso se amplía la mesada
Baño completo con duchador e inodoro

La estructura también cuenta con tanques de almacenamiento de agua potable y residuales, y una instalación eléctrica que permite sumar equipos adicionales.

Para asegurar su funcionamiento, el camión posee un pequeño generador eléctrico a diesel, que mantiene la carga de las baterías, aun cuando el camión está apagado.

El sueño no es nada barato, sobre todo si se tiene en cuenta que un camión de fábrica con una cabina simple (de 82 pulgadas), cuesta alrededor de 200.000 dólares.

El tradicional puesto de conducción de todo camión americano. Cómodo y súper completo
Acceso a la «oficina», butaca neumática, interior tapizado y claraboya.
- Publicidad-

TE PUEDE INTERESAR