El Grupo Volvo y Daimler Truck AG, en consonancia con el Green Deal –el acuerdo europeo europeo que establece un continente con transporte sostenible y libre de carbono para el 2050-, firmaron un acuerdo preliminar no vinculante para establecer un joint venture.

El mismo, compuesto 50/50 cada empresa, tiene la finalidad de desarrollar, producir y comercializar celdas de combustible de hidrógeno para, principalmente, aplicaciones en vehículos pesados y otros usos.

Las celdas de combustible de hidrógeno convierten la energía química del combustible, en este caso, hidrógeno y oxígeno (en el aire), en electricidad con la cual se alimentan los motores eléctricos que impulsan este tipo de vehículos.

Existen dos formas de producir el hidrógeno. Una es el llamado hidrógeno verde, que se puede producir localmente en una estación de servicio, utilizando electricidad para convertir el agua en hidrógeno. La segunda alternativa es el hidrógeno azul, el cual se produce a partir del gas natural, utilizando la tecnología de captura de carbono para crear un combustible libre en carbono.

Esta unión entre el Grupo Volvo y Daimler Truck AG, permitirá disminuir los costos de desarrollo para ambas compañías y acelerará la introducción en el mercado de sistemas de celdas de combustible en vehículos utilizados para transporte pesado y de larga distancia.

El objetivo común es que ambas compañías ofrezcan vehículos pesados para aplicaciones de larga distancia con celdas de combustible de serie en la segunda mitad de la década. Además, potenciales usos en otras aplicaciones automotrices y no automotrices están en agenda de ambas firmas.

La sociedad incluirá operaciones en Nabern (Alemania), actual sede central de “Mercedes-Benz Fuel Cell GmbH”, con plantas de producción en Alemania y Canadá. Dicha unidad de negocios tiene una larga experiencia en el desarrollo de sistemas de almacenamiento de hidrógeno y celdas de combustible para diversas aplicaciones de vehículos.

 “El transporte y la logística mantienen el mundo en movimiento, y la necesidad de transporte continuará creciendo. El transporte neutral en CO2 se puede lograr a través de trenes de propulsión eléctrica o convirtiendo hidrógeno en electricidad. Para que los camiones puedan transportar cargas pesadas y recorrer largas distancias, las celdas de combustible son una respuesta importante y una tecnología en la que Daimler ha acumulado una gran experiencia en las últimas dos décadas a través de la unidad de negocios Mercedes-Benz Fuel Cell”, señaló Martin Daum, Presidente del Consejo de Administración de Daimler Truck AG y Miembro del Consejo de Administración de Daimler AG.

“El transporte de carga eléctrico es un elemento clave para alcanzar el Green Deal y un mundo libre de carbono. El uso del hidrógeno como combustible ecológico para alimentar camiones eléctricos en operaciones de larga distancia es una parte importante del rompecabezas y un complemento para los vehículos eléctricos con batería y combustibles renovables”, agregó Martin Lundstedt, presidente y CEO del Grupo Volvo.

Volvo y Daimler

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí